¿Por qué contratar un broker regulado?

Cuando operamos en los mercados financieros necesitamos contar con intermediarios confiables. Una forma segura de conseguirlo es contratando un broker regulado. ¿Por qué es tan importante la supervisión? Aquí te contamos.

Los mercados están llenos de oportunidades para ganar dinero y multiplicarlo, pero al mismo tiempo son blanco fácil de grupos ilegales que buscan obtener recursos engañando a millones de clientes.

Es por ello que resulta conveniente estar alerta y no creer en cualquier oferta que nos prometa grandes rendimientos en poco tiempo.

Si te fijas bien, lograrás darte cuenta que ese tipo de ofertas de las que te hablamos, se trata de supuestos brokers que operan en los mercados financieros, pero ninguno posee regulación.

Indudablemente un broker confiable y prestigioso siempre mantendrá sus operaciones bajo la regulación de un supervisor financiero internacional.

Importancia de la regulación

Las instituciones reguladoras, son las responsables de que empresas de intermediación cumplan con las leyes vigentes correspondientes a su actividad.

Estos organismos se encargan de supervisar periódicamente las operaciones de los brokers y éstos a su vez están en la obligación de proporcionar los balances y documentos requeridos para dicha evaluación.

El objetivo principal de la regulación financiera es evitar escenarios de fraude y velar por los derechos de los inversionistas.

Entendiendo esto, podemos afirmar que la regulación otorga al trader una garantía de protección para su inversión.

Asimismo, la supervisión garantiza que la industria financiera se desempeñé con un comportamiento justo y ético.

¿Qué logras con un broker regulado?

 trading

• Evitar estafas.

• Reducir los riesgos inherentes al mercado.

• Potenciar estrategias de inversión.

• Operaciones más seguras.

• Resguardo de capital en caso de quiebras.

¿Qué pasa si mi broker no está regulado?

Al operar con un broker no regulado te arriesgas a quedar expuesto a cualquier tipo de fraude financiero. Lo peor, es que al perder tu dinero no podrás recuperarlo y poner quejas ante un organismo será mucho más difícil.

Los traders que operan con un broker regulado tienen la posibilidad de acudir ante los supervisores en caso de irregularidades.

Un broker no regulado te deja sin la opción de tomar una vía de arbitraje en caso de conflictos.

¿A qué está obligado un broker regulado?

Los organismos reguladores más estrictos, obligan a los brokers a mantener los fondos de los clientes en cuentas segregadas, para que en caso de quiebras, el dinero de los inversionistas no sea afectado.

Un broker regulado está en la obligación de someterse a continuos controles, en los que deberá presentar balances que reflejen el resultado de todas y cada una de sus operaciones.

De la misma forma, está en la obligación de demostrar de qué forma protege la identidad demás datos de los clientes.

Por otro lado, la regulación exige al broker disponer de un nivel adecuado de liquidez específico para mantener y cubrir sus operaciones en los mercados financieros.

¿Un broker sin regulación es una estafa?

Los mercados financieros están repletos de intermediarios en la actualidad y esto suele interferir un poco en la elección de un buen broker. Por lo que estás en la obligación de investigar muy bien al broker que contrates.

Recuerda que el broker se encargará de intermediar entre el mercado y tú. Gestionará tus órdenes de compra y venta, por lo que deberás depositar tu dinero y confianza.

Un broker sin regulación no necesariamente quiere decir que es una estafa, sin embargo, debes saber que sus operaciones no pueden ser supervisadas y verificadas por los organismos pertinentes.

Esto puede representar un riesgo demasiado grande que podrías evitarte para proteger tu capital de actividades ilegales.

Lo más recomendable siempre será contratar un broker regulado por uno o varios organismos internacionales reconocidos. De esta forma puedes operar en los mercados sin temor a perder tu inversión.

Deja un comentario